sábado, 25 de octubre de 2014


(...) Aun así, esta muerte no me hizo reflexionar sobre el dolor. Me hizo reflexionar sobre las relaciones humanas. Las complejas relaciones humanas.  Todavía no discerní si la complejidad nace de las relaciones o las relaciones nacen de la complejidad que somos los seres humanos. Supongo que nunca lo sabré... (...) 
Y me quede pensando…  en la complejidad de las familias. Cuando no hay estrecha relación. Cuando aun así, hay estrecha relación, y la complejidad sigue intacta ahí. “cada familia es un mundo” y cada mundo tiene sus propias reglas. ¿Cuan fuerte puede ser un lazo familiar? Es difícil explicar. Las relaciones se construyen, de a dos. Aunque siempre uno dé el primer paso. Aun así, se construyen. De a dos.  Y si no hubo interés en construir una relación, ¿se debe sentir culpable uno por no tener pena por el otro?.¿Hasta qué punto un lazo familiar es importante? Cuando la sangre no es mas que un torrente que corre por las venas sin sentido alguno, ¿La relación familiar es mas importante que cualquier otra relación humana? ¿Por qué cuando nos peleamos con un amigo no lo volvemos a ver, pero si nos peleamos con un familiar, siempre hay lugar para una segunda oportunidad? Me preguntaba que tiene de especial la familia para que sea tan importante. Una pregunta estúpida. Retorica. Sin sentido. Pero con sentido aun. ¿Cuan fuerte es el amor de familia, para elegirlos respecto al resto del mundo?
Entonces  pensé en la complejidad del mundo, de la sociedad.  Complejidad para entendernos unos a otros, para congeniar. Complejidad para disponer de tiempo suficiente entre tantas cosas. Complejidad para armonizar relaciones familiares, con relaciones de amistad, con relaciones de trabajo, con relaciones humanas, cualesquiera. Y volví a encontrarme con un punto en cuestión. Relaciones humanas. Relaciones. Humanos.
Y entonces me quede un momento en blanco, pensando… y me pregunte sobre la complejidad humana. ¿Que tan complejos podemos ser un pedazo de carne y hueso, con un cerebro pensante y un corazón latiendo? Y entendí… entendí que no hay respuestas. O que la respuesta estaba en la pregunta… 



No hay comentarios:

Publicar un comentario